MOTOALMUERZO CON LA LEYENDA
cartel-final.jpg
Esta reunión es el primer motoalmuerzo organizado por nuestro club La leyenda Continúa y el segundo celebrado en Villacastín después de la "FIESTA DE LA LUNA LLENA MOTERA" en 2016.
Celebrado con gran éxito de participación, una semana antes ya estaban completas las 250 plazas limitadas por la reserva de la comida. El buen tiempo ayudó a que los actos programados fueran aún más del agrado de los participantes.

VILLACASTÍN 2019

“MOTOALMUERZO CON LA LEYENDA” DOMINGO  31 DE MARZO DE 2019

 

 

Desde el Motoclub La Leyenda Continúa, preparamos el domingo 31 de marzo, la actividad "MOTOALMUERZO CON LA LEYENDA" en la localidad segoviana de Villacastín, con un programa para disfrutar de un día lleno de actividades motoristas; realizado según el programa siguiente.

9,30 A 10,30 H. PUNTO DE REUNIÓN PLAZA MAYOR DE VILLACASTÍN

RECEPCIÓN E INSCRIPCIONES DE MOTORISTAS INSCRITOS PREVIAMENTE.

DESAYUNO: Chocolate con churros

10,45 H.  SALIDA RUTA (aprox. 100 km.)

12,00 H  PARADA Y VISITA (VALDEPRADOS)

APERITIVO Y REGRESO

13,45 H.  LLEGADA A VILLACASTÍN

VISITA IGLESIA PARROQUIAL DE SAN SEBASTIÁN “La Catedral de la Sierra”

VERMUT  EN BARES COLABORADORES

15,00 H. COMIDA DE HERMANDAD:

Judiones de la Granja con su buen acompañamiento

Postre, Bebida, Tinto Ribera, agua y pan y café

16,30 H.   CONCIERTO - ACTUACIÓN DEL GRUPO "DOS PERROS"

18,00 H.   SORTEO DE REGALOS

18,30 H.   DESPEDIDA;

MOTOALMUERZO CON LA LEYENDA CONTINÚA VILLACASTÍN      
Desde quince días antes de la fecha ya estaban cerradas las inscripciones para la jornada festiva que había propuesto el club en Villacastín, lo que presagiaba una plena y grata jornada de moto y convivencia como así fue.
Casi trescientos motoristas nos concentramos en la Plaza Mayor del pueblo para después de un calentito y reconfortador chocolate con churros, recorrer diversos pueblos de la zona para realizar la parada y visita a Valdeprado, con un interesante recorrido hasta el “Puente de los Enamorados” y el “Mirador de las Riscas”, antes del aperitivo en el pequeño pueblo de apenas 50 habitantes.
De regreso a Villacastín hubo tiempo de visitar la Iglesia de San Estéban, conocida como “La Catedral de la Sierra” y tomar un vermut antes de la comida de hermandad y el concierto que amenizó la sobremesa.